domingo, 28 de septiembre de 2014

REGULACION LEGAL DE LOS CEMENTERIOS PARROQUIALES

.
LA REGULACION LEGAL DE LOS CEMENTERIOS PARROQUIALES:
A) La Sentencia de la Audiencia Provincial de La Coruña, sec. 6ª, de 11 de julio de 2000, resolvió que los cementerios parroquiales no se rigen por las normas civiles sino por las del Derecho canónico y que conforme al mismo la actora adquirió legalmente la sepultura objeto de debate, la Audiencia provincial estima la apelación, ya que el hecho de que la demandante no haya usado la sepultura a lo largo del tiempo, no significa que los demandados hayan adquirido el derecho a usarla, puesto que no existe contrato de transmisión, ni se ha probado la prescripción adquisitiva de 30 años, no existiendo en consecuencia, obligación de indemnizar daños y perjuicios.
B) A diferencia de los nichos y sepulturas existentes en cementerios municipales, en que conviven derechos privados y disposiciones de derecho público, por lo que participan de normativa civil y administrativa (STS, 1ª de 25 oct. 1993), cuando se han abierto en cementerios parroquiales de la Iglesia católica no se rigen por las normas civiles, sino por las disposiciones del Derecho Canónico, de acuerdo con lo previsto en las normas concordadas entre la Santa Sede y el Estado Español, (Ac. 3 enero 1979 sobre Asuntos Jurídicos).
De esta normativa debemos destacar (SAP Asturias, sec. 5ª, de 28 Nov. 1997), que la administración y gobierno de los cementerios parroquiales o campos santos incumbe exclusivamente a la Iglesia y especialmente al ordinario del lugar, que los cementerios una vez bendecidos son cosas sagradas, que quedan fuera del comercio de los hombres, y que para la concesión de terrenos en los cementerios parroquiales con el fin de construir sepulturas o panteones particulares es preciso siempre una licencia del ordinario, previo expediente y pago de la tasa correspondiente. (Canon 1209,1 y Constitución Sinodal núm. 1063).
Por consiguiente, estos derechos no se podrán transmitir, ni enajenar sin aprobación expresa de la Iglesia, aunque el Cánón 1290 dispone que "Lo que en cada territorio establece el derecho civil sobre los contratos, tanto en general como en particular, y sobre los pagos, debe observarse con los mismos efectos en virtud del derecho canónico en materias sometidas a la potestad de régimen de la Iglesia, salvo que sea contrario al derecho divino o que el derecho canónico prescriba otra cosa".
En su virtud, y de los Cánones 1269 y 1270, cabe la adquisición por prescripción, de 30 años si es un derecho entre particulares, de 100 años si son derechos eclesiásticos.
C) GOBIERNO DE  LOS CEMENTERIOS PARROQUIALES: La sentencia de la Sección 5ª de esta Audiencia de 25 de marzo de 2009, haciendo referencia a otra anterior de 28 de noviembre de 1997, establece que el gobierno de los cementerios parroquiales incumbe exclusivamente a la Iglesia y que para la construcción de sepulturas se necesita licencia del Ordinario, sin que se puedan transmitir ni enajenar esos derechos sin aprobación expresa de la Iglesia.
D) DERECHOS SUCESORIOS: La sucesión en el derecho al uso de sepulturas en cementerios parroquiales de la Iglesia católica no se rige por las normas civiles aplicables a la sucesión hereditaria en los bienes patrimoniales, sino por las disposiciones del Derecho Canónico, de acuerdo con lo previsto en las normas concordadas entre la Santa Sede y el Estado Español, sucesivamente contenidas en el Concordato de 16 marzo 1851 (vigente al tiempo de la primera concesión a favor del padre del actor en 1923), en el Concordato de 27 agosto 1953, art. 43, -vigente en el año 1961, cuando tuvo lugar la cesión de derechos hereditarios invocada en la demanda- y en el Ac. 3 enero 1979 sobre Asuntos Jurídicos, actualmente vigente, (art. 1,1 y 1,5), que fue ratificado el 4 diciembre 1979 y publicado en el BOE 15 diciembre del mismo año, pasando así a formar parte del Ordenamiento Jurídico interno, conforme a lo dispuesto en el art. 1,5 CC (Sentencia de la Audiencia Provincial de Asturias, sec. 5ª, de 28-11-1997).

Las citadas normas canónicas están contenidas principalmente en los cánones 1205 a 1209,1 del vigente Código de Derecho Canónico, que son desarrolladas por las Constituciones Sinodales aprobadas en el Sínodo Diocesano de Oviedo de 1886 y en el noviembre 1923, especialmente en las Constituciones 1054 y 1063 a 1065 de este último.

En la citada normativa se establece:

1º) Que la administración y gobierno de los cementerios parroquiales o campos santos incumbe exclusivamente a la Iglesia y especialmente al ordinario del lugar.

2º) Que los cementerios una vez bendecidos son cosas sagradas, que quedan fuera del comercio de los hombres.

3º) Que en los panteones de familia cuyo uso se otorgue "canonice et in perpetuum" serán enterrados únicamente la esposa e hijos del concesionario. Y, al morir éste, pasaran sus derechos al primogénito legítimo de la sangre (Constitución Sinodal de 1886 núm. 4 y Constitución Sinodal de 1993 núm. 1063).

4º) Para la concesión de terrenos en los cementerios parroquiales con el fin de construir sepulturas o panteones particulares es preciso siempre una licencia del ordinario, previo expediente y pago de la tasa correspondiente. (Canon 1209,1 y Constitución Sinodal núm. 1063). Por consiguiente, estos derechos no se podrán transmitir, ni enajenar sin aprobación expresa de la Iglesia, y no les son de aplicación las normas ordinarias sobre la sucesión "mortis causa" del Derecho Civil.

 
http://www.gonzaleztorresabogados.com/index_en.html
 
 
Publicar un comentario en la entrada